Preferencias de privacidad

Gestión de consentimientos

Cookies utilizadasObligatorias

He leído y acepto la Política de privacidad.

Obligatorias

Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas en nuestros sistemas. En general, sólo se establecen en respuesta a acciones realizadas por usted que equivalen a una solicitud de servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o rellenar formularios.

Cookies utilizadas Obligatorias

PHPSESSID, iteronlineCookieAnalitycs, iteronlineCookie

Analíticas

Estas cookies nos permiten medir el número de visitas y conocer las fuentes de tráfico. Nos ayudan a saber qué páginas son las más y las menos populares y a conocer cómo se mueven los visitantes por el sitio. Toda la información que estas cookies recolectan es agregada y por lo tanto anónima. Si no autoriza estas cookies, no sabremos cuándo ha visitado nuestro sitio.

Cookies utilizadas

Cómo anular consentimiento
_ga,_gid,_gat,

google.com

_ga,_gid,_gat,
Atenció! Aquest lloc té validesa galetes i tecnologies similars. Si no canvia la configuració de super navegador, consentiu sumi ús.
Opciones
icono-movil
iconos idiomases
iconos idiomasca
Atención al paciente.
618 019 505
622662464

El grupo de autoayuda

Seguridad- Reconocimiento- Motivación
Resolución de problemas

Si nuestra meta es la de mantener una abstinencia de por vida, deberemos hacer un aprendizaje importante, un proceso de crecimiento personal, que no podemos obviar, dado que la desintoxicación implica solamente la eliminación de toda sustancia tóxica de nuestro cuerpo, NO la eliminación del problema ni de las causas que lo provocaron.

En virtud de ello, en nuestro método terapéutico incluimos primeramente un componente INFORMATIVO de la problemática de la adicción, a fin de que el adicto tenga una buena base de conocimientos que le ayuden a entender y a admitir que su dependencia a sustancias ha destruido su proceso vital como persona. En segundo lugar, un componente FORMATIVO, que le ayudará a retomar su proceso vital, integrarse socialmente y poder vivir en plenitud como todo ser humano.

Del mismo modo que una persona con un problema físico de movilidad, debe aprender a vivir superando las barreras que la propia sociedad le impone, también nosotros tenemos que aprender a vivir, y sobre todo aprender a identificar cuáles son nuestras barreras.

Si bien todos estamos influidos por la sociedad, para una persona adicta, es muy difícil vivir en una sociedad de consumo, sin ser su víctima. Por lo tanto, cuanta más conciencia tengamos de cómo el poder de la cultura determina nuestra adicción, más posibilidades tendremos de crear una cultura más sana en nuestras vidas.

Para un adicto, el conocimiento de uno mismo y el desarrollo del espíritu crítico, son armas de gran valor, porque provocan cambios muy significativos en su conducta y en su actitud, facilitando su implicación en el proceso, siempre mediante las terapias grupales.

El grupo de apoyo o grupo de autoayuda es un colectivo, en el que cada individuo es un miembro ACTIVO. En ITER no hay pacientes, hay personas muy diferentes, de edades muy diferentes, situaciones laborales y familiares diferentes, y temperamentos diferentes. Pero sobre todo, personas que a pesar de sus diferencias se unen en una problemática compartida.

El grupo de apoyo da la oportunidad de recuperar el sentimiento de pertenencia a la sociedad, un sentimiento que muchos adictos han perdido a consecuencia, entre otras cosas, de la estigmatización de la que han sido víctimas. La sensación de pertenencia a un grupo es básica, y el hecho de identificarse con los compañeros, es una ayuda para aprender sobre el fenómeno de la adicción y su recuperación, y de enfrentarse a las conductas y actitudes mal adaptadas.

La buena aceptación por parte de los miembros del grupo, reafirma la confianza en uno mismo, ayuda a curar el sentimiento de culpa y el amor propio, pero también a entender que la abstinencia no constituye ni un castigo ni un capricho, menos aún una limitación de nuestra libertad individual.

Al contrario, a través del grupo, adquiriremos nuevos conocimientos sobre la resolución eficaz de los problemas, los reajustes, los fracasos y los sentimientos tóxicos. Los adictos, una vez abandonado el consumo, somos personas tan válidas y más, que cualquier otra. Por nuestras circunstancias, hemos desarrollado muchas capacidades que nos han ayudado a sobrevivir, pero muy pocas que nos ayuden a vivir en plenitud.
En este proceso de aprendizaje constataremos, por la experiencia de los miembros del grupo y luego por propia comprobación, el aumento, tanto en calidad como en cantidad, de las opciones y alternativas positivas que se presentarán en nuestra vida cotidiana.

BENEFICIOS DE LA DINÁMICA DE GRUPO

SEGURIDAD

Un grupo fuerte y bien estructurado siempre ofrece seguridad, valores, una red de nuevas relaciones no tóxicas, unas normas definidas y unos puntos de referencia reales y efectivos. Esta estructura facilita la confianza y la seguridad. “No temas”, “no pasa nada”, “cuenta con nosotros” ...

RECONOCIMIENTO

Cada individuo tiene su espacio dentro del grupo, no sólo un espacio físico, sino también emocional y afectivo. Cada uno es valorado y reconocido en todos sus aspectos. Es útil y necesario dentro del grupo de la misma manera que el grupo lo es para él. Aumenta la seguridad, la satisfacción y el grado de integración social.

MOTIVACIÓN

La seguridad y el reconocimiento activan la motivación y reafirman el compromiso con uno mismo. La motivación es una de las fuerzas más intensas que nos conduce hacia nuestros objetivos. Una buena motivación nos asegura andar en la dirección correcta.

La dinámica de este proceso, no radica en el autocontrol, sino en la aceptación. Sólo cuando uno se acepta tal como es, puede dejar de controlar las apariencias, ver con claridad el efecto destructivo de su enfoque, y admitir honestamente que no le ha dado ningún buen resultado. La aceptación incondicional de nuestra problemática con el consumo, gracias a la interacción con el grupo, es un paso muy importante para mantenernos firmes en la abstinencia y donde se consolida realmente nuestra progresión como seres humanos.

Es precisamente este entorno protegido, este tipo de atmósfera familiar, lo que cada día es más reconocido como básico y necesario para la estabilidad emocional de todo ser humano.

Nuestras terapias de grupo son intensivas al principio, en horario de mañana y tarde, y se van reduciendo en la medida que la persona avanza y en qué grado de implicación y participación tiene dentro del grupo.