Preferencias de privacidad

Gestión de consentimientos

Cookies utilizadasObligatorias

He leído y acepto la Política de privacidad.

Obligatorias

Estas cookies son necesarias para el funcionamiento del sitio web y no pueden ser desactivadas en nuestros sistemas. En general, sólo se establecen en respuesta a acciones realizadas por usted que equivalen a una solicitud de servicios, como establecer sus preferencias de privacidad, iniciar sesión o rellenar formularios.

Cookies utilizadas Obligatorias

PHPSESSID, iteronlineCookieAnalitycs, iteronlineCookie

Analíticas

Estas cookies nos permiten medir el número de visitas y conocer las fuentes de tráfico. Nos ayudan a saber qué páginas son las más y las menos populares y a conocer cómo se mueven los visitantes por el sitio. Toda la información que estas cookies recolectan es agregada y por lo tanto anónima. Si no autoriza estas cookies, no sabremos cuándo ha visitado nuestro sitio.

Cookies utilizadas

Cómo anular consentimiento
_ga,_gid,_gat,

google.com

_ga,_gid,_gat,
Atenció! Aquest lloc té validesa galetes i tecnologies similars. Si no canvia la configuració de super navegador, consentiu sumi ús.
Opciones
icono-movil
iconos idiomases
iconos idiomasca
Atención al paciente.
618 019 505
622662464

Adicción y familia

Todo el entorno familiar arrastra el sufrimiento de haber convivido con una persona dependiente de las drogas, y ha formado su carácter en las dificultades de esta convivencia.

Quienes trabajamos en el estudio de las conductas adictivas debemos tener en cuenta el mundo emocional de los familiares, porque todo el entorno familiar arrastra el sufrimiento de haber convivido con una persona dependiente de las drogas, y que ha formado su carácter en las dificultades de esta convivencia.

La familia acumula muchos interrogantes y muchos sufrimientos en cuanto a la adicción de un hermano, de un hijo, de la pareja. Por lo tanto, recibirán de nuestra parte, toda la ayuda y la información que precisen, incluyendo los principios básicos del trastorno adictivo, los efectos del consumo de sustancias psicotrópicas en el organismo, los síntomas que nos adelantan una posible recaída y de qué manera podemos prevenirla, pero sobre todo nos centraremos en cómo son las dinámicas familiares que concurren a raíz de la adicción de uno de sus miembros.

Las personas que conviven junto a aquellas que tienen problemas adictivos, acaban imitando sus comportamientos. Del mismo modo que un adicto se equivoca cuando piensa que controla sus consumos, se engaña un familiar cuando se convence a sí mismo que controla al adicto. Del mismo modo que toda la vida del adicto gira en torno al consumo, toda la vida del familiar, gira en torno al adicto.

La adicción fuerza toda la estructura familiar de tal manera, que la familia, sin darse cuenta y por pura supervivencia, desarrolla cambios a nivel relacional, que tienen como único objetivo, adaptarse a la conducta profundamente tóxica del adicto. Es un funcionamiento de carácter automático que ha sido reforzada, mantenida y normalizada a través de los años, que ha provocado un desgaste familiar evidente y que sin embargo, cuesta mucho de cambiar. Es evidente que, si el adicto empieza a cambiar hábitos de conducta, también los tendrá que cambiar toda la familia, de lo contrario, el engranaje familiar continuará funcionando mal.

El objetivo principal de las terapias con adictos es el logro de la plena libertad individual, de tal manera que el adicto pueda reconstruir por propia decisión, todos los aspectos de su vida, y decidir qué rumbo reanudará a partir de ahora.

Los miembros de la familia, también deberán retomar sus vidas y sus espacios, sus aficiones y sus proyectos; todo lo que la adicción aniquiló.
Continuar anclados en tiempos ya superados y seguir viviendo la vida del adicto, cuando éste se pone en recuperación, afortunadamente ya no tendrá ningún sentido

PROGRAMA TERAPÉUTICO ESPECÍFICO PARA LOS FAMILIARES.

Los familiares podrán participar, si lo desean, en las terapias que se llevan a cabo dos veces al mes, conjuntamente con los adictos.
Además, también ponemos a su disposición un programa terapéutico específico de ocho sesiones, con la periodicidad de una vez por semana. Este grupo está diseñado para enseñar a los miembros de la familia, aspectos farmacológicos de las drogas y de la problemática de la adicción, los principios básicos del programa de recuperación, el problema de la recaída, la dependencia emocional, etc. También ofrece la oportunidad de explicar y aconsejar sobre las conductas permisivas, los conflictos familiares y los problemas de comunicación que se derivan de la adicción de un miembro de la familia.
Una vez cumplido el programa, los familiares tienen la opción de concurrir a grupos específicos de parejas o de padres-hijos, y que están enfocados a quien presenta problemas de convivencia con la pareja o con el cuidado de los hijos, respectivamente.